English

Como paciente de cáncer del seno, siempre puedes tener más días buenos. Aunque indudablemente, habrá momentos difíciles de sobrellevar. Aquí es cuando el Frasco de Agradecimiento cobra sentido. La idea que lo originó (y su realización) es simple. Sacas del frasco recuerdos de días buenos para que te ayuden a enfrentar aquellos que no lo son tanto.

¿Cómo creo mi propio Frasco de Agradecimiento de los Días Buenos?

Paso 1:
Busca un Frasco. También puedes usar una lata de galletas, una pecera o cualquier otra cosa donde puedas guardar anotaciones.

Paso 2:
Personaliza tu frasco. Decóralo con cualquier cosa que te haga feliz. Utiliza cintas brillantes, fotos de seres queridos, calcomanías o dibujos coloridos. O imprime estas etiquetas que hemos creado para ti.

Paso 3:
Escribe todo lo bueno. Cuando te sientas feliz, orgullosa o agradecida por algo, ¡anótalo! Luego dobla el papel y ponlo en el frasco.

Paso 4:
Busca un recordatorio de un día bueno. Cuando te enfrentes a un día difícil, lee una de tus notas como recuerdo de un momento que atesores o en el que has triunfado, y convéncete de que puedes lograrlo.

Etiquetas Imprimibles para el Frasco de Agradecimiento.

¿Tienes un frasco? O una caja o un bol? Simplemente haz clic aquí para imprimir estas etiquetas, córtalas y pégalas, ¡y ya está! Estás lista para las cosas buenas. No olvides hacer una para una amiga, también.