English

Nuestros Modelos de Valentía son los primeros en contarte: hay días buenos. Y realmente cuentan, especialmente cuando se trata de superar aquellos que justamente… no lo son. También hay formas de generar días buenos. Pasos sencillos para una persona que tiene o ha tenido cáncer de mama. Ideas bien pensadas que puedes implementar para brindar apoyo. Detallamos ideas de nuestros Modelos de Valentía para ayudarte a encontrar formas de crear más días buenos.

1. Ríete como tonto.
El humor hace milagros. Envía tarjetas graciosas. Pide o cuenta bromas. Encuentra o regala el tipo de lectura que te haga reír. Mira comedias. O llama a alguien que siempre te haga morir de risa.

2. Haz que los tratamientos se conviertan en algo más.
Planifica tratamientos de quimioterapia temáticos con sombreros, golosinas y payasadas. Haz un picnic. O distribuye caramelos en el área.

3. Organiza un Meal Train.
Comienza uno o tú mismo o crea uno para un paciente. No tengas miedo de preguntar. O solo hazlo. Te ayudará a organizar a las personas que brindan apoyo para ayudarte a proporcionar comidas y más en un momento de verdadera necesidad.

4. Comparte.
Cuenta o pide que te cuenten historias positivas sobre personas que hayan estado en un lugar similar en sus vidas. Compra o trae revistas que puedan ayudarte a hablar, reír o transmitir en el futuro. Crea una lista para ti u otra persona.

5. Ponte en movimiento.
Levántate, sal y camina, juntos. Balancéate al ritmo de una canción movida. Haz volar un barrilete. O pídele a alguien que vaya contigo un día de viento y observa cómo danza al viento.

Más formas de tener un día bueno.

  • Envía mensajes de texto divertidos y cariñosos. Un simple "XOXOXO" está bien.
  • Ve al parque y hamácate.
  • Encuentra un nuevo uso para algo viejo.
  • Pinta con los dedos.
  • Planta algo y regálalo.
  • Come fideos calientes de a sorbos con un amigo.
  • Haz o regala una tarjeta de agradecimiento sencilla a alguien que te haya ayudado a regalar un día bueno.
  • Lee a la luz de las velas.
  • Escribe una lista de tus afirmaciones positivas.
  • Medita. Imagina la sanación y reflexiona sobre las cosas buenas por venir.