English

Una forma de tener un bien día es tener éxito en algo que no hayas hecho nunca antes. Las opciones son infinitas. Y también los sentimientos positivos que te envuelven. ¿Qué deberías probar? Cualquier cosa nueva. Moja los pies en una piscina infinita o haz surf en algunas olas del océano. Lo importante es que salgas y que disfrutes de un buen día.

9 nuevas cosas para probar. ¡Listos, preparados... buen día!

1. Cocina algo nuevo.
Encuentra una receta o asiste a una clase culinaria, luego ponte en acción en la cocina. Ya sea un plato para ti, una cena para amigos o una torta para ese ser especial, cocinar es una excelente manera de acceder a tu lado creativo y alimentar tu alma, en más de una forma. También ofrece una buena razón para pasar tiempo y compartir con otros. Después de todo, ¿quien puede pelearse con una buena comida, buenos amigos, buenos momentos y buenos días?

2. Teje uno, haz un punto al revés... más buenos días.
¿La mejor forma para no fruncir el ceño? Teje tus propias creaciones que puedas usar o compartir. Lo excelente del arte de la costura es que puedes hacerlo en cualquier momento y lugar, en un entorno grupal ajetreado o en una quietud de bienvenida de un espacio completamente tuyo. Incluso de brinda una razón para mirar tu película favorita... otra vez. Aún más inspirador, al final de todo ello, tienes algo para lucir.

3. Corre en barco dragón.
Más que solo un deporte, esta actividad involucra el espíritu comunitario, cultura y muchísima diversión. Puedes remar para participar de un festival, de una carrera de alguna organización o conocer una ciudad en la que nunca hayas estado. Y cada persona juega un rol único. De modo que obtienes el beneficio de ser una parte muy importante del equipo, sin importar la posición que tomes. Es una excelente manera de mantenerse en forma, en un entorno que crece en la conectividad humana y la pasión.

4. Escribe.
Todos tienen una historia, y tú estás viviendo un capítulo muy importante de tu vida ahora mismo. Escribe sobre ello. Escribe un diario para recordar dónde has estado y con qué te topaste en tu viaje a través del cáncer de mama. O mantenlo como notas, una transcripción para tu propia autobiografía. Las páginas en blanco de un diario son oyentes silenciosos y pacientes. Úsalas, expresa tus sentimientos y sueña tus sueños.

5. Mueve los pies al ritmo de la música.
Así es. Prueba las manos (y los pies) en la danza. Deja que el rimo te lleve a un lugar nuevo, ya sea en tu sala de estar, en frente de un espejo o en un estudio de danza. ¿Por qué no tomar una clase? Desde baile de salón hasta hip-hop, seguro que encontrarás un estilo para tus movimientos y ritmo. Una de las organizaciones con la que nos hemos asociado lo lleva a otro nivel con Dancing With the Survivors. Te relacionas con un bailarín profesional durante seis semanas de entrenamiento para disfrutar de una tarde de diversión, con el fin de celebrar una comunidad de sobrevivientes a nivel nacional con música, cena y entretenimiento. Más información en pinkfund.org.

6. Organiza una fiesta de cena temática.
Quizás ya tengas el título de anfitrión o anfitriona perfecto. O quizás no eres tan bueno en entretener para nada. De cualquier manera, planificar una fiesta temática es relativamente fácil, y realmente divertido. ¿Cómo lo haces? Elige un tema (digamos, pizza). Pídeles a cada uno de tus invitados que lleven una pizza que represente algo que les gusta o les encanta. Se pueden servir aperitivos, ensaladas e incluso postres en una masa de pizza, molde de pastel o piedra caliente para pizza. ¡Las reglas son flexibles! Y tú decides hasta dónde quieres llevar el tema cuándo se trata de decoración, vestimenta y bebidas.

7. Nada con delfines o con tiburones.
Las personas que lo hicieron te dirán: nadar con delfines es sanador y armonioso. También dirán que no hay mejor forma de crear recuerdos felices que el conectarse con estas increíbles criaturas en la calma del azul profundo. Simplemente te dejas llevar y nadas con la corriente. Los delfines, y el buen día, seguirán. O, para hacer algo completamente diferente, prueba nadar con los tiburones. Podría ser difícil de creer que sugerimos el entorno sereno de nadar con delfines en un momento y en el siguiente las aventuras que buscan la emoción de nadar con tiburones. Pero si es una prueba de nervios emocionante, encuentro que buscas para comerte las uñas, esta puede ser la actividad para ti. Ya sabes como es estar cara a cara con algunos de los temores más grandes. Esta vez es según tus propios términos. Y la descarga de adrenalina que experimentarás es una forma segura de aferrarte a otro buen día.

8. Salta por placer.
¡Practica caída libre! Una vez que das el salto, será un momento que nunca olvidarás. Hay centros por todos lados que te ayudan a atravesar por la emoción de una caída libre a 120 mph o tirolesa que desciende de manera pacífica hasta tu área de aterrizaje. ¿Miedo a las alturas? No hay problema. Salta de una base o un trampolín de piscina. O súbete a un trampolín. Todas estas actividades liberan endorfinas que te brindan mucha emoción, una sensación de libertad momentánea; y un andar alegre. ¡Eso sí que es una forma excelente de tener un buen día!

9. Haz que cada paso cuente.
La mayoría de las personas que comprenden lo que es estar en tus zapatos, al ponerse tus zapatos, eso es. Suscribirse a la caminata o maratón de cáncer de mama es una actividad para sentirse bien en todo el recorrido. Le da a tu cuerpo un buen día, y a tu alma, al saber que cada paso ayuda a concientizar para la causa. Susan G. Komen Race for the Cure® es un excelente lugar para comenzar. Reciben personas de todas las edades y niveles de bienestar físico, a la vez que recaudan fondos para una cura, celebrando la supervivencia y honrando a quienes perdieron la batalla contra esta enfermedad.