English

Pasar el día después de la quimioterapia puede resultar un desafío. El consejo más importante es hacerte bien a ti mismo. Escucha tu cuerpo. Estos son algunos consejos para ayudarte a tener un día bueno. Estos pueden ser consejos para ti o tus cuidadores, amigos y familiares que están allí para ti y desean enriquecer tu día.

1. Mímate y mantente hidratada.
Entre los efectos secundarios desagradables, es sabido que la quimioterapia seca la piel. Sin embargo, puedes contraatacar. Reúne cosas que ames: tu loción corporal favorita, gel de baño y bálsamo para labios. Trátate bien. Enciende tu música favorita, toma H²0 y relájate.

2. Ponte ropa cómoda apenas cruces la puerta.
Tal vez ya la tengas puesta. Bien por ti. Si no te la pusiste para el tratamiento, apenas cruces la puerta, ponte tu amada ropa cómoda. El suéter o la sudadera que te hace sentir cómoda y abrigada, la amplia camiseta suave al tacto. Solo se trata de estar cómoda y relajada.

3. Obtén la receta correcta.
Las papilas gustativas disminuyen a causa de los medicamentos de la quimioterapia y los esteroides. Busca recetarios para pacientes con quimioterapia: recetas que realmente puedan ayudar con los efectos secundarios y también sean saludables. Incluso puedes recomendar una receta para que preparen tus amigos o familiares. No hay nada como una comida casera esperándote, especialmente después de un día difícil.

4. Piérdete en tu libro favorito.
¿Te encantan las biografías, la ciencia ficción o un libro de gran éxito del momento? Asegúrate de tener algo nuevo para leer cuando llegues a casa. Una pila de revistas también puede ayudarte a estar relajada. Ya sea que se trate de escaparte con una historia de suspenso o reírte con tus comedias románticas favoritas, eso también puede hacerte olvidar algunas cosas. Un consejo: descansa de libros y artículos relacionados con el cáncer. Piénsalo como tu plan de escape del día.

5. Disfruta de la Belleza.
Un ramo colorido de flores de seda, fotos de amigos y familiares, una artesanía que haya hecho tu hijo, todos colocados donde puedas verlos puede hacer de tu hogar un oasis. Y no olvides de sentarse y relajarte con tu música favorita, una cura segura para mantener la calma.

6. Realiza una caminata corta o medita.
Tal vez te sientas un poco débil o agotada. Si tienes gana y el sol brilla, sal a caminar durante diez minutos o siéntate afuera y medita algunos minutos. Se ha comprobado que realizar ejercicios livianos o meditar levanta el espíritu y aumenta los niveles de energía.

7. Spa de día o de noche con tu mejor amiga.
Una máscara facial reconfortante, un masaje rápido en el cuello, una taza de té relajante. ¿Suena bien? Invita a tu mejor amiga y disfruta de un día en el spa. Consejo rápido para los amigos: un certificado de regalo para un spa es un excelente regalo para quien esté recibiendo quimioterapia. El poder del calor humano realmente puede marcar la diferencia.